En el caso de mi hija fue una casualidad iniciar los trámites para estudiar en Inglaterra, o el destino, como dijo Kathy en su día. Estoy convencida de que si todo ha salido adelante ha sido, sin duda, por la extremadamente eficiente gestión de Kathy, nosotras no habríamos sabido ni por dónde empezar.
Desde el primer momento nos hemos sentido mucho más que atendidas por su dedicación y ayuda continua, guiando a mi hija en todos y cada uno de los pasos a seguir, y destacaría su rápida eficacia en contestar cualquier duda, por insignificante que sea, reenviando incluso las contestaciones de la Universidad, prácticamente a vuelta de correo.
Paso a paso nos iba sorprendiendo la facilidad con que Kathy convertía la inalcanzable cima que veíamos al principio, en un fácilmente transitable valle, con un final feliz, como no podría ser de otra manera con su intervención.
Si alguien quiere hablar con nosotras puede pedir nuestro contacto a Kathy.
Amalia y Lara
Madrid